Navegación

Adios a nuestros Hermanos Redentoristas

Estos tres últimos años, los habituales de la casa Vatelot los encontraron muchas veces  a la entrada de la casa : seis redentoristas que se habían refugiado en el cuarto piso, durante el tiempo de renovación de su convento.

Por ambas partes, fueron tres años de cohabitación sencilla y fraternal : ella permitía a los religiosos continuar con sus tareas pastorales estando a proximidad de su iglesia, disponiendo de  un espacio comunitario acogedor.
Hemos apreciado su presencia discreta y el testimonio de su compromiso pastoral  con sus diversas comunidades lingüísticas.

¡ Ay de las construcciones bajo la mirada de “ monumentos históticos ” ! La obra del convento San Alfonso duró tres años en vez de los 18 meses previstos ! Hoy, nuestros huéspedes pudieron por fin reintegrar su venerable casa totalmente renovada. Fueron orgullosos de invitar a las hermanas de la Doctrina este 10 de Noviembre para una visita guiada y una comida fraternal.

Sr Marie-Jeanne Heischbourg, Casa Vatelot