Navegación

Beatificación de 19 mártires de Argelia

Anuncio de la beatificación de 19 de nuestros hermanos y hermanas.

Nuestra Iglesia está en la alegría.  El Papa Francisco acaba de autorizar  la firma del decreto de beatificación  de “ Mgr Pierre Claverie y sus 18 compañeras y compañeros. ”La gracia nos está dada de poder hacer memoria de nuestros 19 hermanos y hermanas en cualidad de mártires, es decir, ( según el sentido de la palabra misma ), de testigos del amor más grande, aquel que es dar su vida por los que amamos. Ante el peligro de una muerte que estaba omnipresente en el país, han optado, arriesgando  su vida, de vivir hasta el final los lazos de fraternidad y de amistad que habian tejido con sus hermanos y hermanas Argelinos por amor. Los lazos de fraternidad y de amistad fueron así más fuertes que el miedo de la muerte.

Nuestros hermanos y hermanas no aceptarían, que nosotros los separemos de las personas en medio de las cuales han dado su vida. Son testigos de una fraternidad sin frontera, de un amor que no hace diferencia. Por eso, su muerte pone de manifiesto el martirio de muchos Argelinos, musulmanes, investigadores de sentido que, artesanos de paz, perseguidos por la justicia, hombres y mujeres de corazón puro, quedaron fieles hasta la muerte durante esta decada negra que ha ensangrentado a Argelia.

Pero, no estamos hoy, mirando hacia atrás. Estas beatificaciones son una luz para nuestro presente y para el futuro. Quieren estar un paso adelante hacia el perdón y hacia la paz para todos los humanos, a partir de Argelia pero más allá de las fronteras de Argelia. Son una palabra profética para nuestro mundo, para todos los que creen y obran
por el “ vivir juntos ”. Y son numerosos aquí en nuestro país y en todo el mundo, de toda nacionalidad y de toda religión. Es el sentido profundo de esta decisión del Papa Francisco. Más que nunca, nuestra casa común que es nuestro planeta necesita de la buena y hermosa humanidad de cada uno.

Nuetros hermanos y hermanas son por fin  modelos en nuestro camino de la santidad común. Son testigos de que una vida sencilla pero toda dada a Dios y a los demás puede conducir  a lo más alto de la vocación humana. Nuetros hermanos y hermanas no son héroes. No murieron por una idea o por una causa.  Solo eran miembros de una pequeña Iglesia católica en Argelia que bien que constituida mayormente de extranjeros
, y muchas veces considerada ella misma como extranjera, ha sacado las consecuencias naturales de su elección de ser plenamente de este país.Era claro por cada uno de sus miembros que cuando amas a alguien no le puede fallar al momento de la prueba. Es el milagro cotidiano de la amistad y de la fraternidad. Muchos de nosotros los han conocido y han vivido con ellos. Hoy su vida pertenece a todos Nos acompañan ahora como peregrinos de la amistad y de la fraternidad universal.

Parte de un comunicado de los Obispos de Argelia.