Navegación

Semejantes y diferentes

En la escuela pre-básica, descubrí varias actividades de niños que son las mismas que en Corea, pero cuya aplicación es diferente. Es una experiencia divertida e interesante.

 

Al final de la jornada, antes de volver a casa, los niños bailan cantando en inglés. Durante este tiempo, todos deben tomarse de la mano; de repente, vi a un niño y a una niña tomar cada uno una ramita de arbusto para no tomarse la mano.  Hacen como los niños de todas partes.

 

Ahora, soy capaz de preguntar su nombre a los niños. Mi vocabulario va más allá de las tres palabras indispensables, como les había dicho : buenos días,  gracias,  perdon. El problema es que no entiendo su respuesta porqué sus palabras son muy difíciles a comprender a causa de la pronunciación, y así difíciles a memorizar. 

 

A pesar de todo, cada vez que encuentro a estos niños, a través de su corazón puro y de su sonrisa tan natural, ellos me invitan a reflexionar sobre mí mismo.  Un privilegio de qué gozó.

    Soeur Joanna YUN, en experimento en Camboya.