Corea del Sur

Del confucianismo y del budismo al cristianismo.

La historia de las Hermanas de la Doctrina Cristiana en “ la Tierra de calma matutina ” empezó  50 años atrás.

 

Corea del Sur es una península con un relieve montañoso, poblado con 50 millones de habitantes de gran pobreza: eso, cincuenta años atrás !!! Hoy, es la decimoquinta potencia económica mundial. Está en  plena ascención.

 

 El confucianismoy el budismo marcaron en profundidad la cultura coreana. La historia del cristianismo es única en su estilo : son laicos coreanos que la hicieron nacer. Todo empieza con un joven intelectual al final del siglo 18.  Con un grupo de amigos confucianistas, en búsqueda de una verdad liberadora, descubrieron documentos cristianos de dos siglos de edad en la epoca de la evangelización de China por el Jesuista Matteo RICCI. Este joven se convirtió, hizo émulotas, escogiendo aún a algunos para hacer el papel de sacerdotes.  Delante la interdicción, durante largos años, los coreanos intercedieron ante la Santa Sede para obtener sacerdotes. Por fin, los obtuvieron...

 

En el siglo 19, el cristianismo apareciendo como una amenaza para el orden establecido, cuatro oleadas de mátires se sucedieron ( 1801, 1839, 1846 y 1866 ). Hubo más de 10.000 muertos.

El Papa Juan Pablo II canonizó a 103 mártires en 1988, y el Papa Francisco beatificó a 124 en 2014.

Hoy, Corea del Sur cuenta con un 10% de católicos.

 

Nacida en terruño Loreno, ¿ Como nuestra Congregación se implantó en Corea ?

 En 1966. en respuesta a una petición del Vicario Apostólico de ANDONG, la Congregación abrió la primera escuela católica en esta región muy pobre  para permitir a las jóvenes proseguir estudios superiores, único medio de acceso al mundo futuro. 

Hermanas de la Doctrina Cristiana, nuestra misión común es primero ser educadoras obrando al servicio del crecimiento de la Vida.

 

 Hoy, nuestros compromisos son diversificados :

- al servicio de la Vida en la pastoral : en parroquia, en servicio de capellanes, en centros espirituales, en los obispados. Nuestro deseo : evangelizar.

 - al servicio de la Vida en la enseñanza : con niños, adolescentes, jóvenes adulto. Nuestro deseo : ayudar a todos a desarrollarse, a crecer hasta su vida de adultos.        

 -  en el sector social-salud, con personas de la tercera edad, con cesantes, heridos de la vida ( niños, adultos...) allá donde el humano está pisoteado....Nuestro deseo : cerca de cada uno, hacer obras de misericordia, de justicia, de protección y de reconciliación.

                 Al servicio de la Vida

Nuestra preocupación de evangelización nos ha impulsado a ampliar nuestra misión...La presencia de Hermanas Coreanas más allá de las fronteras de la península, en paises extranjeros ( en Francia, en Bélgica, en Costa de Marfil, y más reciente en Camboya ) dice nuestro deseo intenso de abrirnos a la   universalidad del Reino.