Casa-Madre

EN EL CORAZÓN DE LA CONGREGACIÓN

La primera misión del Consejo general es de guardar viva la llama del carisma fundador y de la espiritualidad para el conjunto de la Congregación,

La primera misión del Consejo general es de guardar viva la llama del carisma fundador y de la espiritualidad para el conjunto de la Congregación, en conformidad a las orientaciones apostólicas determinadas cada seis años por el Capítulo general.

 

El Equipo del gobierno actual ( 2012-2018 ) es intercontinental : dos hermanas coreanas y tres hermanas europeas lo compone.

Después de una larga consultación de todas las hermanas y de un largo discernimiento, el Consejo general precedente tomó la decisión de vender la mayor parte del inmueble de la Casa Madre, en el N° 149 calle Saint Dizier y el la calle Charles III.

Estos edificios eran, a la vez, la sede del Consejo general, el lugar de los archivos, el lugar de la formación de las novicias y hermanas jóvenes, el lugar de encuentro y de formación de las hermanas y de las comunidades de todos los continentes, el lugar de celebraciones de acontecimientos importantes en Congregación.

 

Sin olvidar que esta casa fue el testigo de un gran movimiento educativo desarrollado desde 1803, y que continua hasta hoy, aún con menos envergadura.            

La sede del Consejo general será tranferida al N° 40 B de la calle Charles III – antiguo noviciado – cuando los trabajos de renovación estarán terminados.

 

A razón de su situación en el corazón de la ciudad de Nancy y gracias a la elección hecha por el consejo general, nuestra nueva habitación será verdaderamente nuestra “ casa madre ”, nuestra casa de familia donde será rico encontrarse.

 

Ella permitirá a los profesores, a los niños y estudiantes del colegio Charles de Foucauld, a los señores de “ Jardines d'Arcadie ”, a las hermanas de visita o residentes de gustar en ella de una savia común, la que empezó a correr, hay más de 200 años en el "Jardín de la Doctrina".