La expansión

La Congregación se desarrolla poco a poco.

 

Atentas a los signos de los tiempos, las Superioras no vacilan a abrir diversas obras y a enviar a las Hermanas más allá de las fronteras y de los oceanos.

Escuelas profesionales, hogares para los huérfanos, servicios exteriores, acogida para los indigentes, cuidado de los enfermos, colaboración en la obra  de los sacerdotes : la misión llega a ser multiforme.

 

                De Virton  ( Bélgica) hasta San Remo ( Italia ),

                De Constantine ( Argelia ) hasta Eich ( Luxemburgo ),

                De Oudja ( Marueco ) hasta la Isla de Malta,

                las Hermanas están en la obra.

 

EL SIGLO 20 : LA LLAMADA MISIONERA

 

  La primera parte del siglo 20 está marcada por acontecimientos espirituales con los cuales la Congregación vive todavía hoy.

 

 El 12 de marzo 1929, las Constituciones de las hermanas de la Doctrina Cristiana reciben su aprobación definitiva de su Santidad el papa Pio XI : la Congregación es de Derecho Pontifical.

Como en eco, en 1932, la Virgen de Corazón de Oro nos vuelve a decir en Beauraing ( Bélgica ), la ternura de Dios. ( beauraing.catho.be )

 

Es entonces el tiempo de una respuesta a la llamada en las misiones lejanas :

                            en 1948, primera fundación en Lowa en el Congo-Kinshasa

                            en 1966, fundación en Corea del Sur

                            en 1967, implantaciones en Costa de Marfil y en Chile

                            en 1993, abertura de una comunidad en Rumania.

 

El Concilio Vaticano II ( 1962-1965 ) pide a los religiosos de entrar en un periodo de renovación. Este tiempo ( de aggiornamento ) suscita un impulso de generosidad cuyas consequencias se prolongan hasta hoy.