“ Ephata” en comunidad ligada

Durante el mes de Abril 2017, acompañe las actividades de las Hermanas de la comunidad ligada de Bagneux, Toul, Verdun, Villers-Clairlieu, Bruley ; esta experiencia me ha tocado bajo los tres aspectos siguientes .

Primero, el de la Iglesia de Francia. Después de la celebración de la Pasión del Viernes Santo, hubo una peregrinación hasta la Vigilia pascual, pasando de iglesia en iglesia, con tiempo de oración.
El sábado en la tarde, los participantes – niños, jóvenes y matrimonios jóvenes – llegaban más y más numerosos, incluso en medio de un campo bajo la lluvia y el viento.
En la misa del domingo, era difícil ver a la generación joven.

Segundo, el de cada una de nuestras hermanas que acompañan a la gente. Fui particularmente emocionada por una hermana de más de 85 años. Cuando llega a la escuela, los niños dejan de jugar y se reunen delante de ella para rezar. Ella les cuenta el evangelio - el encuentro de María - Magdalena con Jesús resucitado – y los niños representan el relato con mimas. Es impresionante ver a  nuestra hermana capaz de comunicar naturalmente con los niños de una manera generosa y determinada.

Tercero, es la elección de nuestras hermanas frente a la situación actual donde se da la prioridad a la economia : trasmitir la fe.
En Corea como en Francia, frente a la realidad donde los jóvenes sufren dificultades económicas, me pregunto, como estar cercana de los jóvenes, en tanto que religiosa

Agradezco particularmente a las hermanas de Bruley, donde yo alojaba, que me demostraron tanta gentileza y solicitud para dialogar conmigo, buscando siempre las palabras que yo podia entender, inventando también gestos...

                                                                                                                                                                                                Vincentia AN