Más placer dar que recibir

En marzo último, con ocasión del final del año escolar, les niños del Centro Anna, preparando su salida del Centro, se comprometieron en dos acciones :
Una,  aprender a conocer el patrimonio cultural de su país : “ Angkor vat ”, y la otra, en reconocimiento por la ayuda recibida de sus bienhechores, amar a su vez a alguien de su entorno.

Ahorraron plata para preparar regalos para personas ancianas de la aldea : salsa de soja, azúcar, fideos, medicamentos, etc...

Cuando llegó el día, hicieron el aseo, lavaron ropa de las personas ancianas. También rezaron y dialogaron con ellas. Todo el mundo estaba alegre, y pronto los ojos se llenaron de lágrimas porque las personas de edad estaban muy emocionadas, y los niños, muy conmovidos.

A la vuelta, nos hemos reunidos para compartir sobre esta experiencia.
Los niños estuvieron todos de acuerdo para continuar este servicio voluntario.La proxima vez, nos gustaría comprar ropa de cama suave y cambiar las pizarras de varios techos porque tienen fugas de agua en el cielo raso

PS : “ Et Voilà ”, nuestros niños hicieron honor a su promesa. Recientemente, volvieron a visitar a 11 personas ancianas de las cuales conocían ya 8.

Aquí, algunas photos.

Soeur Francoise Kwak